¿Cómo estimular el lenguaje de tu hijo?

¿Cómo estimular el lenguaje de tu hijo?

Aquí te muestro algunos consejos que puedes utilizar para estimular el lenguaje de tu hijo.

Es imposible no comunicar, aunque de tu boca no salga ni una palabra. Estamos comunicando siempre, es parte de la naturaleza humana.

Párate y observa; verás que hay muchos niños/as pequeños que, aunque tienen un lenguaje precario, tienen una alta intención comunicativa. Esto es importante que lo evalúes. Sí, he dicho evaluar. Porque una de las cosas que puedes hacer es observar y valorar. Eres tú quien conoce a tu hijo/a, así que nadie mejor que tú para responder a estas preguntas:

  • ¿Tu hijo/a tiene intención comunicativa?
  • ¿Con sus gestos y palabras ( aunque sea un lenguaje que solo entiende él/ella) te comunica su necesidad, o te “explica lo que pasa”?
  • ¿Tú sientes que cuando le hablas te entiende?

Antes de que sigas leyendo, hay un par de cosas que necesito que sepas sobre la adquisición del lenguaje:

  • Aprendemos a hablar por necesidad. Es decir, que el lenguaje nace para cubrir dicha necesidad.
  • Aprendemos a hablar porque escuchamos a otros hablar. Es decir, porque imitamos el lenguaje y esto es muy importante.
terapia familiar online dionagonzalez. Hipnosis ericksoniana


Es básico que tomes en cuenta esto que te cuento a continuación… 😉

Lo importante es que el lenguaje expresivo del niño/a se nutra con la ayuda de la familia y su entorno.

Podríamos decir que el lenguaje tiene como dos raíces que pertenecen al mismo árbol. El lenguaje COMPRENSIVO y el lenguaje EXPRESIVO.

A ambas raíces hay que abonarlas y regarlas por igual, para que den frutos… y esto ocurre desde que son bien pequeños.

Es por eso que desde que son bebés y los tenemos en brazos, es muy importante lo que le dices y cómo se lo dices.

Crianza Consciente, psicóloga infantil barcelona

Algunas ideas para estimular el lenguaje de tu hijo…

Qué cosas nutren la raíz del Lenguaje comprensivo:

  1. La más fácil, útil y económica que existe es que le hables tú.
    Explícale lo que haces, lo que te sucede, las consecuencias de las cosas…a esto se le llama anticipar.
    Además de estar estimulando su lenguaje comprensivo, también de alguna forma estás mostrándole sus rutinas, para que su cerebro las guarde y luego, poco a poco pueda ir ganando en autonomía; “ahh mira se nos ha escapado el autobús”
    Cuando son muy pequeños, puedes ir explicándole la rutina; «ahora vamos a la ducha” “ahora estoy poniendo jabón en tu barriga, en tus piernas…”, “esto que estás cenando es sopa de arroz con zanahoria”Usa las palabras correctas; la carne, es “carne” no chicha, el pene, es «pene» no pirulo. Recuerda usar una voz suave y ser amorosa llamando a las cosas por su nombre.
  2. Contando cuentos. Es decir léelos y cuéntalos hasta el punto que te emocionen, esto ya lo cambia todo a mágico. Una de las cosas que he aprendido en hipnosis es a “contar” porque antes leía (o explicaba).
    Te prometo que es algo que puedes aprender y cuando lo haces, estás imprimiendo tu propio sello, estás haciendo que el momento sea casi mágico…
  3. Puedes usar, situaciones cotidianas, o alguna ilustración de alguna historia y preguntarle al niño o la niña, ¿qué está haciendo Susi?
    Ni siquiera tienes de esperar una respuesta. Si te la da genial, la coges como oro, y se la devuelves con una respuesta descriptiva…
    “Si, Susi sonríe y se balancea en el columpio junto a su madre. Fíjate que cerca de ella hay un niño jugando con los cubos y la arena”
  4. Usa figuras. Por ejemplo, de 0 a 3 años son geniales los títeres y muñecos. Entre 3 a 6 los muñecos de sus personajes favoritos pueden ayudarte a explicar las cosas que suceden. Inténtalo y, si ya lo haces me gustaría saberlo.
  5. Tarjetas de Bits. Son tarjetas que estimulan la inteligencia y por ende te ayudarán a estimular el lenguaje de tu hijo… Puedes invertir (te dejo un enlace por si quieres comprarlas) o puedes hacerlas en casa.
terapia familia ninos online hiposinis ericksoniana barcelona diona gonzalez

Qué cosas nutren la raíz del Lenguaje expresivo:

  1. Cuando son pequeños, asociar palabras a un sonido onomatopéyico, por ejemplo: “maaaaaaaaamaaaaaaaa” “aaaaaaaaaa” maaaaaaaaa, me arriesgo a decir que este lo hemos oído alguna vez “mira la vaca…. Muuuuuuuuuu” “vaca…. Muuuuuuuuuu” “perro Guau-guau”
  2. Esta es mi preferida! ¡Haciéndole preguntas!: «¿quieres comer? ¿qué quieres beber? ¿zumo o leche?» Si son más grandes, entre 5 y 8 años puedes ponerte creativo. Yo, a veces, lo hago cuando se me acaba el repertorio y hago preguntas del tipo: «¿Quién iba delante de ti en la fila para ir al patio? ¿Con cuál persona es con la que más hablado en el cole? ¿Alguien te ha hecho reír en la escuela?» Y si es que si… «¡Vaya!, explícame un poco más me encantaría saber. A mi me encantaba preguntarle el color del churro que usó en la piscina…
  3. Deshacerse de rol de papá y mamá abejorro. Es decir, salir corriendo a darle lo que el niño/a pide señalando o arrastrando a papá y mamá hasta lo que quiere…
    Ya sé que lo que te pido es muy duro, ¡créeme que lo sé! Solo te digo que los resultados son geniales, si adquieres el hábito de estar atento a esa reacción “abejorra o abejorro” y frenarlo.
    Te cuento una anécdote: Un día cenábamos con mi hijo de casi 3 años, y me mira haciendo un ruido como: “amñam- am” y le digo: «¿cómo? ¿qué me estás diciendo?. Dilo con palabras para que pueda entenderte y saber qué quieres” y me suelta “por favor quiero pan”. ¿Lo ves? Si me hubiera quedado con la onomatopeya, para él hubiese sido muy fácil, ya que los humanos somos hedonistas por naturaleza desde pequeños. ¿Ves a lo que llamo actitud abejorro? Eso sí, valora el esfuerzo del niño y la niña y ayúdale a conseguir lo que pide. Así se dará cuenta de que comunicarse, hablar, pedir, expresarse… es bueno.
  4. Exponlo desde bien pequeño a situaciones diversas. Por ejemplo, ir al mercado y que te explique cuál es su fruta preferida del verano, llevarlo al cine y que te explique su parte preferida y la que no le gustó de la película.
    Los paseos por la ciudad o ir a una plaza, te ofrecen situaciones de las que hablar.
  5. Puedes usar Story Cubes. Yo particularmente soy muy fan. Los uso en casa y en mi consulta. Pone en marcha la imaginación, buenos ratos y estimula el lenguaje expresivo.

Cada niño y niña tiene su propio ritmo de aprendizaje, por favor tenlo en cuenta a la hora de estimular el lenguaje de tu hijo. Me oirás decir mucho lo de “respetar las etapas evolutivas” porque soy muy fiel a esto, sin embargo también soy muy fiel a que se respete esa danza interior de los niños/as y buscar un equilibrio entre lo que toca y lo que el/la niño/a desea.

Lo más importante para estimular el lenguaje de tu hijo es que busques tu propia fórmula y, si te funciona adelante.
Recuerda que para que un árbol de frutos, se necesita de constancia y dedicación. Pronto verás que todo lo que haces florecerá y favorecerá el lenguaje de tu hijo/a


Deja una respuesta