Mejora la gestión del tiempo en esta nueva normalidad

Mejora la gestión del tiempo en esta nueva normalidad

Mi calendario editorial hoy marcaba que tenía que hablar sobre un tema pero instintivamente, he dado un giro de 180º y he decidido hacer un alto en mi día para reflexionar.
Reflexionar, a la vez que mis dedos se mueven sobre el teclado. porque esto me ayuda a pensar y poner orden, sobre lo que quiero escribir y también a reflexionar sobre cómo ha cambiado el uso y la gestión del tiempo.

Quizás para muchas personas el teletrabajo era ya una norma en su vida, pero seguramente para la inmensa mayoría, esta nueva normalidad les ha traído el reto de gestionar el tiempo de otra forma.

Durante mi formación en Hipnosis Ericksoniana, estuve en una clase magistral del Dr. en Psicología, Kris Klajs. Además de muchas cosas interesantes, explicaba que hay tres tipos de tiempo. El caso es que, como por arte de magia, he recordado esta clase magistral y me ha parecido muy útil compartir contigo esta información. A mí me resonó bastante en aquel momento y hoy además me parece útil retomarlo y aplicarlo.

El primero es el tiempo que marca el reloj

Éste es del que somos más conscientes. Es el tiempo como unidad de medida; el que te marcas para conseguir un objetivo, el tiempo que marca tu vida social, las citas, el tiempo que te permite llegar temprano o tarde a tu trabajo, el que te permite funcionar socialmente, es el tic-tac del reloj… Un tic-tac que quizás para ti es un compañero o quizás un jefe muy exigente. Este movimiento es parte de la vida social.

Reflexiona: ¿cómo ha cambiado eso en tu situación actual?, ¿has dejado paso a la flexibilidad?

Mi recomendación es que, si esto ha cambiado radicalmente en tu vida a consecuencia de esta nueva normalidad que vivimos actualmente, te des el permiso para elaborar una pequeña despedida, un pequeño duelo, y quizás ajustar tus botones internos para gestionar esta nueva manera de funcionar.

¡Tómatelo en serio! Es importante que entiendas que cambios radicales como este son los que te hacen andar por la vida como si pisaras arenas movedizas. Sé consciente de este cambio, solo así te será más fácil entender por qué te está costando organizarte tanto, por qué no acabas las tareas que antes sí acababas diariamente, por qué gritas si antes nunca alzabas la voz, por qué te sientes cómo te estás sintiendo… triste, frustrada/o, con ansiedad, con estrés…

El segundo es tu tiempo interno, tú ritmo personal

Aquel que es individual; el que te das para gestar una idea, para compartir un sentimiento, para definir tu propósito.

Lo que te explicaré a continuación, siento que es útil por varios aspectos:  

  • Este tiempo interno, te ayuda a poner en cuarentena la vorágine social de los “deberías” o “tienes que”. En definitiva; lo que se nos marca socialmente como mujeres, hombres, madres, padres.
    El saber que hay un tiempo y un ritmo interno, te da la tranquilidad de permitirte llegar cuando necesites llegar o cuando estés preparada/o para hacerlo.
  • Otro beneficio de reconocer este tiempo interno es el de aprender a manejar la frustración. Este 2020 está siendo el mejor maestro para entrenarnos en la paciencia, que es el antídoto a la frustración (si es que la sientes); por no llegar a un estándar de belleza, económico o de estilo de vida pautado por la sociedad.
    Date permiso de ser libre de escoger el tiempo que necesitas para llegar. Lo marcas tú con tu Tic-tac interno.

El tercero es el tiempo de la familia

Y que en esta época que vivimos cobra especial interés. Es el del día a día, es el de convivir (quizás de cierta manera forzada por la situación).

En aquella clase magistral que escuché, Krzysztof Klajs decía algo muy interesante y que particularmente ayuda a poner un marco positivo y útil a la situación que vivimos:

decía que cada 25 o cada 40 años, las familias van pasando los relevos generacionales. Es decir, el tiempo que se consume en familia, es tiempo invertido en próximas generaciones.

Krzysztof Klajs

El cómo se invierte el tiempo es tan importante como la comida, la escolarización, las habilidades que pueden aprender los hijos e hijas (otro idioma, aprender a tocar un instrumento o aprender una especialidad deportiva). Es como el abono de esa nueva generación. Por esta razón, dedicar a cultivar la esencia de la familia es importante.

Pregúntate; ¿cómo estás invirtiendo el tiempo en familia? Si lo que te contestas te “rechina” o no encaje contigo, esta es una buena época para cambiar esta inversión del tiempo en familia. Ajústalo hasta que sientas que es correcto en cantidad y calidad.

Este rato que me tomé para escribir, recomponiendo mis ideas y sentimientos al respecto del tiempo que dedico a mi familia, a mí misma, y a mi trabajo, me ha ayudado a darme cuenta de que estoy más centrada en mí, con las ideas más claras.

Es por esto que una de las recomendaciones que hago a mis clientes, es que escriban, cuando necesiten aclarar sus ideas, porque es una manera de elaborar. Este momento que me tomé hizo que mi reloj interno se moviera a voluntad. A mi voluntad.

A mí me gusta escribir y entro en hipnosis cuando lo hago, por lo tanto, acabo este post más fresca, risueña y lista para seguir y disfrutar del día.

Te invito, a que busques qué es lo que te hace entrar naturalmente en hipnosis y lo pongas en acción. Créeme cuando te digo que esta es la clave de todo.  

La sincronicidad, es cuando permites o te entrenas para que esos tres tiempos sean uno; el del reloj, el interno y el de la familia. Es esos momentos en que se vuelven uno. Es decir se sincronizan. Para tu beneficio y el de tu familia.

Tómate un espacio para buscar esa sincronicidad. No tiene sentido apurar el tiempo, solo puedes abrirte y pedir a tu mente inconsciente que te ayude a verlo, sentirlo… y esto, definitivamente, llegará.

Te invito a que reflexiones y te preguntes:

  • ¿Con qué tiempo te identificas más?
  • ¿Con cuál disfrutas?
  • ¿De cuál eres más consciente?
  • ¿Y qué es el tiempo si no movimiento? 
  • ¿Haces alguna cosa en especial?

Un apunte importante: ¿A qué me refiero cuándo te digo que entres en hipnosis? Simplemente me refiero a que estés concentrada y seas consciente del ahora. ¡Si estás escribiendo, escribe lo que te salga en ese momento… sin darle al coco! Tú YO INTERNO ya sabe qué escribir 😉

Ya sabes que si tienes cualquier duda o si quieres contactar conmigo para sesiones terapeúticas, puedes enviarme un mensaje en este formulario.

Deja una respuesta